domingo, 10 de abril de 2011

Seguridad para nuestras mascotas

Pongamos fácil reencontrarnos con nuestro amigo lo antes posible. Con estas sencillas acciones:

1. Por supuesto, instalar un microchip y verificar en el veterinario periódicamente su buen funcionamiento, ya que en raras ocasiones puede desconfigurarse o migrar hacia otras zonas del cuerpo.

2. Esterilizar a nuestra mascota. Muchos de los "paseos sin permiso" se producen al seguir el instinto de reproducción. En machos puede conducirle además a peleas, y en hembras a embarazos no deseados. Estamos trabajando en un artículo sobre la esterilización, pues lo consideramos fundamental.

3. Pasear a los perros generosamente. Aunque dispongan de jardín, diariamente necesitan explorar, oler, cansarse, jugar... Si les dedicamos el tiempo que necesitan, no buscarán su propia "gimnasia". El tiempo de paseo dependerá de la raza de nuestro amigo, no será igual para un chihuahua que para un golden retriever...

4. Colocar una chapita identificativa en el collar de nuestro amigo.


5. En perros típicamente escapistas, como los nórdicos, así como en cualquier tipo de gato, puede ser importante colocar un vallado especial. Con maña, podremos hacerla nosotros mismos. La efectividad de una valla no depende de su altura, sino de su forma y colocación. Una inclinación adecuada, especialmente en rincones,esquinas y árboles cercanos al cercado, será infalible. Basta con fijarse en las vallas de los zoos. Si ellos consiguen controlar un tigre, ¡nosotros podremos con nuestro minino!
Cortesía de Madrid Felina
  
                                                                                                 
6. Algunas razas excavadoras, como los Teckel, nos obligarán a enterrar la valla, y con el mismo sistema de doblado, pero bajo tierra, evitaremos que lleguen a profundizar lo suficiente.

 7. Durante el paseo, hay perros miedosos, a los que un petardo inesperado puede hacer correr como alma que lleva el diablo. En estos casos recomendamos ser cautos y evitar soltarlos. Las correas extensibles podrían parecer una buena solución, pero no es así. Si se resbalara la correa de nuestra mano, el ruido al caer y enrollarse sería peor que cualquier petardo.

8. Contratar un seguro a terceros. En algunas Comunidades es obligatorio para todas las razas, pero aunque no sea obligatorio, siempre es deseable. Nuestro amigo puede provocar un accidente y un sinfín de peligros si consigue escapar.

9. Durante los viajes en coche, utilizar cinturón de seguridad o transportín. Al abrir la puerta controlaremos mucho mejor su salida, y obviamente también estarán seguros durante el viaje.

Cada situación puede requerir una solución única. Si necesitas más ayuda para controlar a tu mascota, no dudes en consultar con adiestradores profesionales y etólogos. Un adiestramiento en obediencia básica, repercutirá positivamente en su día a día.

1 comentario:

  1. Qué buena idea lo de doblar la valla! Gracias!

    ResponderEliminar